Identifícate

Ofitty

recomendaciones

Francisco Oficial Casado

volver

¿Ruedas para cubierta o tubular?

En el siguiente artículo vamos a tratar de ofreceros información sobre las diferentes características que diferencian las ruedas para tubular o cubierta para poder sacar como conclusiones las ventajas y desventajas de cada opción. Lo que sí podemos decir antes de empezar es que no hay una opción mejor, sino unas necesidades particulares de cada practicante que la hacen más válida o conveniente que la otra.

Para empezar comentaremos que en los inicios del ciclismo de carretera, solo se utilizaban tubulares ya que las cubiertas no estaban lo suficientemente desarrolladas como para ofrecer un rendimiento similar. Los ciclistas de antaño portaban los tubulares enrollados al cuerpo como se puede observar en la siguiente imagen de los inicios del Tour de Francia:

imagen6

Con los años las cubiertas empezaron a mejorar hasta llegar al punto de igualar el rendimiento de los tubulares, y aquí empezó el conflicto de muchos ciclistas a la hora de escoger una u otra opción. Vayamos por partes, destacando las características principales a tener en cuenta a la hora de elegir:

Precio. Muchos de los modelos de llantas para el ciclismo se presentan en ambas opciones, sobretodo las llantas de carbono. En la mayor parte de los casos el precio es el mismo, aunque se puede dar el caso de que varíen ligeramente en función de la producción o venta de ese modelo (si se fabrican menos, o se venden menos, valdrá un poco más cara) y en determinados casos de un mayor coste de producción por la aplicación de alguna tecnología adicional para fabricar un modelo.

Por otro lado está el precio de los recambios: tubular vs. Cámara y cubierta. En este caso las ruedas para cubierta resultan mucho más prácticas ya que el precio de los tubulares de gama alta es significativamente superior al de una buena cubierta, aún sumándole el precio de una buena cámara. No obstante hay que reconocer que la oferta de tubulares está mejorando y cada vez son más asequibles y se acercan al precio de las cubiertas correspondientes a su gama. Aún así sigue siendo más económica la opción de cubierta ya que ante un pinchazo sólo tenemos que cambiar la cámara (aprox.5€) (si la cubierta no se ha dañado demasiado por un corte, que no suele ser el caso), mientras que en la opción tubular en la gran mayoría de pinchazos hay que cambiar el tubular, un mínimo de en torno a 30€ si utilizamos tubulares de entrenamiento, hasta 90€ si queremos un tubular de gama alta.

Peso. El conjunto de la rueda (llanta+tubular/cubierta y cámara) es siempre más ligero en las versiones para tubular, aproximadamente entre 300 y 400 gramos, básicamente porque las ruedas tienen menos material al no necesitar las pestañas reforzadas de la pista de frenado. A pesar de que actualmente cada vez hay más modelos para cubierta con pista de frenado de carbono, ésta va reforzada para soportar la presión a la que se ve sometida por un lado por las pastillas de freno, y por otro por la presión de inflado. Además los tubulares suelen ser más ligeros que el conjunto cámara y cubierta. No obstante la tecnología de las cubiertas y cámaras va mejorando cada vez más hasta el punto de igualar o incluso mejorar el peso de determinados tubulares. Muestra de ello son las cámaras de látex, que además de mejorar el peso respecto a las habituales (de butil) mejoran la resistencia a la rodadura de las cubiertas.

Estética. Éste sería un apartado a punto de desaparecer ya que cada vez encontramos más llantas de carbono para cubierta con la pista de frenado de carbono. Normalmente las llantas de carbono para cubierta llevaban la pista de frenado de aluminio lo cual rompía un poco la estética de la rueda. Esto era debido a que esta banda de frenado de aluminio resistía mejor la presión y el calor a los que se ve sometido por las pastillas de freno. Tanto es así que en muchos casos es la llanta más que la cubierta la que no soporta presiones de inflado demasiado elevadas. Los modelos actuales para cubierta incorporan pista de frenado de carbono (reforzada) lo cual supone una mejora sobretodo a nivel de estética.

imagen7

Facilidad de uso.  Este es un factor muy importante, sobretodo para la mayoría de los que practicamos ciclismo de forma amateur y queremos disfrutar de unas buenas ruedas tanto en entrenamiento como en competición. En este sentido resulta mucho más práctica la opción de cubierta que la de tubular. Y es que, a la hora de reparar un pinchazo, es mucho más sencillo cambiar la cámara que el tubular, además de que podemos llevar 2 cámaras en el bidón o bolsa de recambios ya que no ocupan mucho espacio, mientras que los tubulares plegados ocupan bastante más y normalmente solo llevamos uno de recambio con lo que si volvemos a pinchar tenemos que utilizar el móvil… El cambio del tubular es mucho más complejo que el de una cubierta, que la podemos cambiar en 5min o incluso menos y es fácil de hacerlo. Cambiar un tubular en un entrenamiento o competición a parte de más complejo supone que no estará bien pegado con lo cual perderá eficiencia (se ha demostrado que un tubular es más eficiente al estar bien pegado, un proceso que requiere de horas) y posible riesgo de que se salga. Aún así se comercializan cintas de pegado de doble cara que facilitan el cambio, pero no consiguen el mismo rendimiento que el pegamento.

A favor de los tubulares hay que decir que con ellos es más difícil pinchar ya que evitamos los pinchazos por “llantazos” (cuando se pellizca la cámara por un bache grande) y van inflados a mayor presión. Además podemos utilizar el líquido sellante que comercializan varias marcas, el cual se introduce por la válvula al montar el tubular y sella los pinchazos (al contacto con el aire) si no son agujeros muy grandes.

imagen8

Además también a favor de los tubulares (que claramente pierden frente a las cubiertas cuando hablamos de facilidad o comodidad de uso) hay que decir que en caso de ir con la rueda pinchada (en casos excepcionales donde quede muy poco para terminar la carrera, como Abraham Olano cuando fue Campeón del Mundo en el ‘95) la llanta para tubular sufre menos ya que no lleva pestañas y es más plana. Imagen transversal de llanta para cubierta:

imagen9

La mayoría de los profesionales del ciclismo utilizan tubulares, pero hay que tener en cuenta que detrás llevan un coche cargado de bicis y ruedas preparadas para cambiar.

Comodidad.  Aunque es un aspecto para el que hay que tener una cierta sensibilidad para percibirlo, los tubulares son más cómodos que las cubiertas, absorben mejor las vibraciones y “ruedan mejor”. Estas sensaciones se perciben sobretodo bajando puertas donde hay muchos cambios de dirección.

Rendimiento.  Éste es un punto que da para unos cuantos artículos más, por ejemplo una comparativa del rendimiento de cubiertas y tubulares que hay en el mercado ó explicar de forma detenida cuales son los aspectos que determinan el rendimiento de cada opción (resistencia a la rodadura (Crr), resistencia aerodinámica (Cda), cómo influye el grosor de un neumático, etc.). Así que en este articulo sin entrar demasiado en detalles diremos que el avance tecnológico de las cubiertas y cámaras hace que hoy en día la opción de cámara llegue a igualar o incluso superar en algunos casos a la de tubular, no obstante los mejores rendimientos todavía están reservados para los tubulares (para los mejores del mercado). Se ha demostrado que la opción de cubierta de alta gama (determinados modelos) con cámaras de látex están entre los mejores rendimientos (por delante de muchos tubulares). Tanto es así que uno de los mejores contrarrelojistas en la actualidad, Tony Martin, utilizó ruedas para cubierta en el mundial de 2011.

imagen10

El rendimiento de los tubulares o cubiertas es tan importante que hay diferencias de potencia de hasta 30w entre los diferentes modelos.

Conclusiones.

Teniendo en cuenta las características de cada opción, mi principal recomendación es que elijas la opción que mejor se adapte a tus necesidades teniendo en cuenta lo siguiente (más importantes que los puntos a favor o en contra es el peso o valor de cada argumento para tu caso en concreto):

  • Cubiertas.
    • Puntos a favor:
      • Son más prácticas a la hora de reparar un pinchazo.
      • Es más barato mantenerlas
  • Puntos en contra:
    • Puedes pinchar por “llantazo”.
    • El conjunto de la rueda pesa entre 300 y 400gramos más.
    • En determinados modelos la pista de frenado es de aluminio y rompe un poco la estética.
    • Tubulares.
      • Puntos a favor:
        • Evitas pinchazos por “llantazo”.
        • El conjunto de la rueda es más ligero.
        • La llanta es menos delicada.
  • Puntos en contra:
    • Cuesta (tiempo y dinero) bastante más reparar un pinchazo y normalmente solo llevamos un recambio porque ocupa más espacio.
    • Si no pegamos bien el tubular pierde rendimiento.

Mis recomendaciones.

  • La opción de cubierta es más práctica y los recambios son más baratos. Si quieres unas ruedas para usar en el día a día esta opción gana enteros. Además el rendimiento en la actualidad se equipara al de los tubulares.
  • La opción tubular reduce considerablemente el peso, con lo cual para carreras con cambios de ritmo y/o pendiente ofrecerán mejor rendimiento. En triatlón: carreras con drafting y/o circuitos con desnivel ya sea con o sin drafting.

conecta con Ofitty

OFITTY